31.1.08

Papel I

Pasado el mediodía, al levantarse de unas mesitas de piedra al aire libre, el tiempo apremiante fue víctima del primer deseo compulsivo de compar papel. Desde entonces adquirí el hábito, o posiblemente el vicio. Mesas, anaqueles, gavetas, libreros llenos son la prueba. De las más diversas formas, texturas y colores, el papel toma posesión de mi casa, de mi vida.

Tristemente (dichosamente) mi piedad por los árboles no es más alta que mi amor por el papel.

2 opiniones

  • a las 2/2/08 12:43, Blogger Jen® dijo…

    al menos tiene un cuaderno de papel de banano.

     
  • a las 20/5/08 11:52, Blogger en bicicleta dijo…

    Conozco a alguien con una vocación similar...Mi casa está llena de papeles!

     
  • comente

    << principal